You are here
Home > reflexión > Aulas viejas con tecnologías nuevas

Aulas viejas con tecnologías nuevas

aula siglo XIX maestro cuadro
Tiempo de lectura: 1 minuto

Hace unos meses llegué a esta entrada donde el autor habla de una charla a la que asistió en la que se trataba la modernización de las aulas. Leyéndola y, sobre todo, observando las imágenes, me doy cuenta de que se nos está escapando algo. Y ya no es el uso o no de la tecnología. Tiene que ver con lo que comenta Rita Pierson en su vídeo: es cuestión de la actitud del profesor, es cuestión de”piel”: algo que solo lo puedes sentir.

Te animo a que leas la entrada completa y, si te apetece, dejes tu visión. Y mejor todavía, también puedes comentar, preguntar, cuestionar… los comentarios de los demás.

Mariano FERNANDEZ ENGUITA: Aulas viejas con tecnologías nuevas. [en linea] En Cuaderno de campo [acceso 7-nov-2017]

(Imagen: Die Dorfschule von 1848 -La escuela rural de 1848-. Albert Ankel)

Miguel
Profesor de la UPV http://about.me/mrebollo
http://www.mrebollo.es

8 thoughts on “Aulas viejas con tecnologías nuevas

  1. Creo que seguimos con aulas viejas y con nuevas tecnologías. Ya lo comenté en un post anterior. La disposición de pupitres y el tamaño del aula resultan inadecuado para la enseñanza activa y el aprovechamiento de las nuevas tecnologías. Como anécdota comentar que una de las veces que me grabaron en video una clase, el cámara desvió el encuadre para mostrar varios, y no pocos alumnos, ensimismados en sus móviles sin prestar atención a lo que acontecía en la clase. Y esto se da tanto en grupos de 100, que lo hay, como de 40. La tecnología es un medio que debe permitirnos mejorar la actividad docente, que sea más atractiva, más interactiva y por tanto más eficiente. El aula física es otro medio. Si se pretende trabajo en grupos de nada sirven las bancadas lineales. Díficil es crear un debate ágil e útil si los que están en el aula no pueden verse la cara. No solo importa el lenguaje verbal, el gestual es una parte importante que con la configuración tradicional del aula se pierde. En cualquier caso esto se puede soslayar en tanto en cuanto los alumnos vengan a clase motivados, lo que no siempre es el caso, y esto supone un gran escollo. Cambiar la configuración de las aulas, tema que no es díficil, lo he comentado en muchas ocasiones con la dirección de la Escuela a la que estoy adscrito y la respuesta es que si que lo han pensado pero nuca pasa de ahí…

    1. Si. Yo no hago más que intentar dar clases en aulas configuradas de otra forma. Siempre que hay disponibles seminarios los reservo. Pero por “política de la empresa”, solo se permiten reservas puntuales para no bloquearlas. ¿el resultado? que están siempre vacías. Y, claro, como no se usan, ase argumenta que los profesores no las necesitamos.

      Yo sueño con dar clase en sitios así

      https://vimeo.com/60818003

      O el diseño scale-up http://scaleup.ncsu.edu/

      1. Pues creo que es una carencia grave a resolver pues la mesa si no está
        estable sea tambalea. Tampoco crea que sea tan difícil que cada escuela
        tenga varias aulas con esta configuración y que se asignen a aquellos
        profesores que estén realmente interesados en utilizar las mismas. En el
        caso de mi escuela desconozco de la existencia de seminarios, pero en
        cualquier caso, si tengo 50 alumnos en grado o peor más de 60 en máster
        necesito un aula adecuada.

        ¿Yo también quiero una aula así!

  2. Aunque comparto en parte la opinión de Jaime, tanto la entrada como toda la formación recibida como docente incide que el éxito del profesor depende en gran medida de su actuación, incluso en los medios más hostiles.

    La capacidad de motivación, entusiasmo, captar la atención depende de las habilidades del profesor, y en consecuencia, influirá en el exito de su docencia y en el perendizaje de los alumnos.

    Siempre se ha dicho “El mejor profesor es el que saca lo mejor de los alumnos”.

    La tecnología es el medio en el que nos tenemos que mover ahora. Es la coyuntura irreversible de nuestro tiempo, y la enseñanza debe preparar a los alumnos ha desarrollarse en ese medio, pero la forma de envolver el entorno educativo para hacerlo apasionante depende del profesor. (Puede que el modo de lograr eso no sea tan innovador).

  3. Estando de acuerdo con gran parte de la reflexión que se introduce en esta entrada de blog, es decir, en el hecho de que las actuales aulas no son más que repeticiones de pautas del pasado con tecnología del presente, por mi experiencia, creo que lo único que permite a los alumnos actuales levantar la vista del móvil, tablet o PC que tiene a mano en clase, es que precisamente, tengan en esos dispositivos algún motivo o razón para que puedan seguir la clase sin despistarse.

    Es decir, tratar de que las clases tengan los suficientes alicientes docentes, combinado los ingredientes de teoría y práctica habituales, tanto como para conseguir que los estudiantes puedan seguir las explicaciones del profesor, no es sencillo. Lo interesante sería, desde mi punto de vista, poder utilizar los dispositivos móviles para realizar ejercicios de tipo individual o grupal, para lo cual, las tecnologías que tienen a mano actualmente los alumnos son ideales, en lugar de utilizarlas para consultar el tiempo, o la cartelera del cine. Pero esto no es fácil, y ahí está el reto, ya que el profesor debe programar los tiempos de clase para saber combinar adecuadamente, los contenidos teóricos, por una parte, con los prácticos por otra, y conseguir que esa parte práctica (ejercicios, consultas, búsquedas, etc.), pueda llevarse a cabo con las nuevas tecnologías.

    En mi caso puedo decir que, en las asignaturas que imparto, y en las que pos su contenido teórico-práctico consigo aplicar esta técnica, los alumnos vienen a clase, y sobre todo, salen de ella más motivados, y suelen volver, que ya es importante. Por lo que siempre intento buscar estos planteamientos; y además, me sirven para plantear actividades que puedan ser compatibles con la evaluación de las CTs.

    Pero en cualquier caso, a nadie nos han enseñado a combinar nuevas tecnologías con viejos conocimientos, y esta es nuestra asignatura pendiente.

  4. Las aulas de proyectos de mi Escuela (ETSA) nada tienen que envidiar a la del vídeo de Helsinki :)
    Las aulas normales de ‘teoría’ también disponen de mesas que permiten reconfigurar su configuración. De hecho, muchas veces ocurre que las mesas están cambiadas porque en otra asignatura (normalmente con trabajos en grupo, desarrollo de proyectos, etc.) han preferido cambiarlas. La dificultad estriba, como dice Jaime, cuando tienes 40-60 alumnos.

    Os dejo un gif de las aulas de proyectos de mi Escuela:
    https://uploads.disquscdn.com/images/33dbd62d6607de8abf0dfe4c56665998582231442542f38e4a1c6e1880a52682.gif
    (Fuente: http://www.upv.es/entidades/DPA/index-es.html)

  5. Ah, algún día deberíamos hablar de un factor muy importante, que es la IMPLICACIÓN del alumnado. En el artículo al que hace referencia Miguel se comentan las típicas críticas a las presentaciones utilizadas en las aulas:
    “Cualquiera sabe que una presentación digital puede ser mucho más monótona, aburrida, unidireccional y paralizante que una lección magistral a la antigua usanza, donde al menos siempre habrá algo de improvisación y adaptación. Garber acuñó ya en 2001 la expresión morir de powerpoint; en 2009, una encuesta a universitarios de Mann y Robinson revelaba que lo más aburrido para ellos eran los ppt;”

    Sin embargo, muchos de nuestros estudiantes están consultando sus RRSS constantemente en clase, los ppt les parecen aburridos porque vienen a clase como si ésta fuera una sala de cine; bien raro es el que está activamente tomando apuntes, preguntando dudas, etc. Yo veo un cambio importante de actitud en los estudiantes respecto a cuando yo estudié.

  6. Coincido con vosotros que las distribuciones de las aulas, por lo general, siguen siendo a la vieja usanza. Es decir, están diseñanas para la típica clase magistral. ¿Por qué se siguen diseñando de esta forma? Creo que el cambio de paradigma cuesta asimilarlo. De nada sirve tener un proyector en la pizarra. ¿Para qué? ¿Para ponerles algún video sin más, sin trabajarlo después de forma individual o colectiva?. No obstante, a pesar que muchas veces los elementos no acompañan, también los docentes podemos ser más creativos a la hora de plantear cómo vamos a dar nuestras clases y qué actividades vamos a proponer, de tal forma que podamos, si no eliminar estas barreras, almenos mitigar sus efectos negativos.

Comments are closed.

Top