You are here
Home > reflexión > Los niños no aprenden de la gente que no les gusta

Los niños no aprenden de la gente que no les gusta

niño manos aprende no gusta
Tiempo de lectura: 1 minuto

Leyendo una entrada hablando sobre sobre el factor humano en la educación (que te recomiendo que leas), he dado con este vídeo y la frase que da titulo a la entrada. Da mucho que pensar ¿verdad? Sobre todo, porque piensas que es para los niños. Pero yo me he descubierto pensando si me pasa lo mismo y ¿adivinas la respuesta?

En este vídeo, Rita Pierson nos habla sobre eso: la importancia del factor humano, algo aunque hablemos de tecnología no debemos dejar de lado

Y me surge otra pregunta ¿estáis seguros de que la tecnología es incompatible con ese factor humano? ¿qué relación tenéis con el que ocupa el despacho que está dos o tres puertas más allá del vuestro?

(vía INED21)
Miguel
Profesor de la UPV http://about.me/mrebollo
http://www.mrebollo.es
  • Borja Velázquez Martí

    En relación al video, estoy totalmente de acuerdo con Rita Pierson. La empatía entre el profesor y el alumno es un factor importante en el proceso de aprendizaje.

    Me ha gustado especialmente el comentario que hizo a sus alumnos, “nosotros hemos tenido suerte porque a ustedes, los mejores alumnos, se les ha asignado a mí por ser la mejor profesora, y por eso vamos a demostrar al resto como se hace”. Es una manera de hace sentir al grupo especial, y hacerlo totalmente motivado.

    Respecto a la pregunta que se plantea, pienso que la tecnología no es incompatible con ese espíritu que plantea le video. Los alumnos on-line pueden ser motivados sintiendo la lección electrónica a traves de las TIC como un reto, y desde luego sentirse especiales y pertenecientes al grupo de trabajo. No obstante, ese sentir debe ser construido por el profesor, y para ello debe tener las habilidades y dominio de las técnicas docentes correspondientes. Para ello nos formamos y somos concientes de donde queremos llegar.

    Por último, los profesores, igual que los alumnos, debemos sentirnos parte del grupo de docentes y de la institución. El sentido de aislamiento del docente no es, en ocasiones, inusual, y las TIC puede incrementar ese sentimiento negativo, que repercutirá en la docencia. Por tanto, los docentes debemos buscar un equipo de trabajo, donde poner a la palestra nuestra visión, contrastarla y consensuarla.

    La pertenencia al grupo retroalimenta nustro trabajo y nos sirve también de reconocimiento, siempre necesario. Las TIC, permite que el equipo de trabajo sea más amplio. No sólo a los compañeros que tenemos en el pasillo, que a lo mejor, no piensan como nosotros.

    Todos estos aspectos, tanto la empatía entre el grupo de docentes, como con los alumnos son aspectos a trabajar, como profesionales que somos del sistema enseñanza-aprendizaje.

  • Carlos Lerma Elvira

    La frase que ha parafraseado Borja es quizás un poco pretenciosa, pero muy americana, en plan “somos los mejores”, pero sí, la entiendo en el sentido de motivar al grupo.
    Yo creo que conocer a las personas es muy importante, tanto en docencia como en investigación. Cambia mucho la percepción que tenemos por ejemplo de un profesor de otra universidad que solo conocemos por libros o por artículos, respecto a cuando lo conocemos en persona. A mí me ha pasado en una estancia reciente que he hecho en Portugal. Aunque luego tengas contacto por medios digitales (facebook, email, etc.) cambia mucho la percepción de la persona y de los mensajes.
    En cuanto a la pregunta que planteabas, Miguel, yo intento llevarme bien y mantener conversaciones con los compañeros de dos o tres puertas más allá del mío, incluso más puertas :)

  • Jaime Arviza

    Si me permites decir la pregunta que formulas es casi retórica. Me explico. Las TIC no dejan de ser un medio pero si no hay una vinculación humana entre las partes es difícil que el proceso educativo o de enseñanza funcione.

    Llevo 30 años de docencia y decidí dedicarme a ella porque la gente me interesaba. Mi mayor inquietud era enseñar y tratar a mis alumnos mucho mejor a cómo habían hecho conmigo. Con grupos elevados, como siempre ha sido mi caso, del orden de la centena es difícil tener un trato personal con todo el mundo. A parte de agotador sería inútil. En un grupo así hay gente que realmente quiere aprender e implicarse y gente que sólo quiere que pase.

    He dirigido más de 200 trabajos de fin de carrera y ahí como hay trato personal en donde más te puedes implicar. Alumnos que les dirigí el trabajo ahora son amigos. Justo es decir que en los últimos años cada vez encuentro más dificultades para romper las barreras y tener una relación más personal. Me pasa sobre todo a nivel de grado. Sigo dando cursos de postgrado y ahí mi valoración se mantiene intacta, siempre alta y con muy buena relación con los alumnos que tengo, pero en la enseñanza reglada … Igual me estoy saliendo del tema. Quizá en mi unidad haya sido el que más haya apostado y trabajado en el uso de las TIC en la enseñanza e creo mantener la actitud hacia la gente de mis años mozos, pero veo que algo falla y aunque le doy muchas vueltas y hablo frecuentemente con otros profesores no sé donde está el fallo.

    Con los que ocupan los despachos aledaños tengo una relación fluida y en algunos casos de amistad. Sin ir más lejos el profesor del despacho paredaño fue alumno mío, el mejor, luego amigo y ahora profesor con el que comparto todo tipo de inquietudes y cuitas. Con todas las personas con las que comparto asignatura tengo una relación cordial, muy frecuente y de gran afecto. Con los que no, también. ¿Pero no todos mis compañeros me tienen que gustar? ¿O si?

  • Modesto Pérez-Sánchez

    Al igual que algunos de mis compañeros, considero que la empatia es fundamental en el proceso de aprendizaje. ¿Se puede lograr mediante el uso de las TICs y la formación “electrónica”? Pues creo que como todo en la vida, en unos casos si y en otros no. Lo comenta Jaime en su post, en clases de 100, con algunos creas vínculo mientras que aquellos que solo quieren pasar, pues a fin de cuenta es como si estuviese asistiendo a tus clases mediante un “polimedia” con una duración de cuarenta, cincuenta o sesenta minutos…, por lo tanto esta relación es como si el alumno te viese por la pantalla. En cambio, puede darse el caso que tengas alumnos en cursos formación online, que su nivel de participación, consultas por mail, foros, skype, etc. pueda llegar a generar un vinculo en el proceso de aprendizaje mucho mayor que si estuviese asistiendo personalmente a clase.

    Considero que el éxito de generar ese vínculo, está, mayoritariamente, en la capacidad de motivar a cada uno de los integrantes (profesores y alumnos) que forman ese grupo. La motivación es crucial y podrá venir de hacer notar que son los mejores, que son los mas altos, los más guapos o los que mejor visten, pero la labor del profesor en este caso es buscar esa mecha y saber encenderla para lograr un ambiente en el cual, el proceso de aprendizaje encuentre el “bienestar” para nacer, desarrollarse y perdurar en el conocimiento de los oyentes.

    Saludos

  • Ángeles Calduch Losa

    Creo que sí que influye y mucho el factor humano, aunque sea a través de la tecnología, siempre que seamos capaces de transmitir el entusiasmo. A mí, ver esta charla me ha emocionado, aunque no haya estado en la misma sala que Rita. Yo hice la carrera de Matemáticas, y en 2º curso, el profesor que nos daba la asignatura de “Estadística” hizo que la gran mayoría de los alumnos nos fuéramos a esa especialidad en 4º curso. Años más tarde, cuando él dejó de dar la asignatura, los alumnos se repartían entre las especializaciones de una manera más equitativa.
    Creo que si las clases hubieran sido online, nos hubiera influido de la misma manera.

  • Daniela Gil

    Por supuesto que influye el factor humano. En la docencia presencial creo que la relación con el docente es básica, ¿cuántas veces hemos odiado una asignatura simplemente porque no conectábamos con el profesor? Esto sigue ocurriendo. Y como docentes también, claro. Efectivamente, en ocasiones es difícil que no se note que “no hay química” con un alumno… o con un grupo en general …
    En la docencia online la cosa es más complicada … pero también puede reflejarse esa “relación” a través de la escritura, de los vídeos… Yo creo que la predisposición “aflora” ineludiblemente.

  • Javier Oliver

    @borjavelzquezmart:disqus
    Las nuevas tecnologías abren un mundo de la comunicación, sin embargo parece que cada vez estamos más aislados. Las relaciones humanas deben mejorarse e incrementarse, y me pregunto si estas nuevas herramientas no provocan una barrera. Creo que como todo está en el uso que se reaiza de las mismas y como las integramos en nuestra conexión con el resto de las personas. Ejmplo: no me parece lógico estar con un amig@,compañe@,pareja,…sentados en la misma mesa cada uno con su móvil sin hablarse ni miarse durante minutos y minutos. Lo mismo puede aplicarse a la docencia. Debemos entrar al uso de estas herremientas para comunicarnos con nuestros alumnos, pero a la vez, debemos enseñarles a su uso correcto y responsable.

    • Jaime Arviza

      Totalmente de acuerdo. Debemos transmitir educación y respeto. Díficil será que los alumnos no estén mirando sus móviles mientras damos clases y nuestro siniestro adminículo repose sobre la mesa pitando y vibrando…

  • Antonia Soto

    Creo que las tecnologías tienen como todo sus pros y sus contras. En ocasiones dificultan las relaciones humanas pero por otra parte acercan relaciones humanas impensables hace unos años. Tenemos un Máster “on line” que cursan estudiantes de diferentes partes de España incluso algunos sudamericanos. Es un máster de especialización y la mayoría de los matriculados trabajan en diferentes sectores de las materias que impartimos. Es muy curioso observar las relaciones que crean entre ellos y el interés que tienen por conocerse y compartir información. En este caso son las tecnologías las que han facilitado estas relaciones.

    Por otra parte, el video es estupendo y, al menos a mí, me recuerda la importancia que tiene la implicación de las relaciones con los estudiantes en la implementación de la transmisión de la información. Las prisas no son buenas compañeras para estas tareas y, tal como han comentado otros compañeros, el aumento del número de alumnos por clase, la importancia que se da al desarrollo de tareas de investigación en la clasificación de los docentes en la carrera universitaria, etc. no son aspectos que faciliten este acercamiento a los alumnos.

Top