You are here
Home > reflexión > ¿La tecnología mejora los resultados académicos?

¿La tecnología mejora los resultados académicos?

bebe ordenador tic resultados
Tiempo de lectura: 2 minutos

En el mes de septiembre del 2015 se publicó el estudio de la OCDEStudents, Computers and Learning“. Automáticamente, como ocurre con la mayoría de los informes PISA en nuestro país, desató una oleada de titulares en la prensa sobre los resultados académicos.

El motivo: que se ha interpretado que el uso de los ordenadores en las aulas o bien no tiene ningún impacto, o si lo tiene es negativo. Aunque claro, posiblemente no se hayan leído el informe entero. Tranquilidad, que tú tampoco tienes que hacerlo (si no quieres, claro).

La idea que da el informe es algo más interesante, tal y como matiza Mariano Fernández Enguita (@enguita). Básicamente, lo que los resultados dicen no es que los ordenadores no afecten a la calidad del aprendizaje, si no que no es a la escuela a dónde debemos mirar. Y aquí copio y pego:

“los resultados escolares asocian poco o lo hacen negativamente con el uso de ordenadores en el aula pero positivamente con su uso en el hogar, y poco o negativamente con el tiempo de uso pero positivamente con la variedad de ese uso”

La solución, pues, parece sencilla ¿no? Y podemos aplicarlo también al entorno universitario. Si lo extrapolamos ¿quiere decir que el el aprendizaje inverso (me niego a hablar de flip teaching por dos cosas, por el inglés y por lo de “teaching” ¡con lo que nos había costado centrarnos en el estudiante!) es la solución? ¿y dejar las aulas desnudas de tecnología? ¡fuera ordenador y proyectores y convirtamos las clases de nuevo en espacio para las relaciones humanas!

Vaya, parece que me he exaltado ;-) ¿cómo lo ves?

(fuente: Cuaderno de campo, vía INED21)

Miguel

Profesor de la UPV
http://about.me/mrebollo

http://www.mrebollo.es
  • Jaime Arviza

    Tema peliagudo. Cuando uno lee y le comentan sobre el tema uno lo ve viable, ilusionante y motivador. Luego llega el momento de ponerlo en práctica y, en mi caso, se golpeas contra un muro de forma brutal. Durante estos últimos años he dedicado tiempo y esfuerzo a preparar materiales digitales. En la actualidad, en alguna asignatura, los alumnos tienen a su disposición el material en Contenidos de PoliformaT. Se les plantea que lo trabajen y que luego en clase se pueda debatir, exponer ideas, dudas y que tengan un papel protagonista.
    Por ahora no me ha funcionado. En mi caso los alumnos prefieren mantenerse en su zona de confort, venir a clase, participar poco o nada y que tengan todo el material de la asignatura a su disposición. Creo que es un tema cultural, que no se puede cambiar en un año o dos. Exige un periodo de adaptación mucho más largo, y quizá ese periodo intermedio nos lo estamos saltando.

    En otra asignatura intentamos utilizar metodología activas (aprendizaje basado el proyectos). Cuando llegabas a una práctica informática y les decías que ahora les tocaba a ellos trabajar, que los problemas los debían resolver ellos, que ahí eras un mero orientador o coordinador, no te entendían. Veías a la gente enfadada, hasta alguno te increpaba diciendo que si no les ibas a decir como se resolvían las cosas ¿qué hacías allí? …

    • Borja Velázquez Martí

      Comparto ampliamente la experiencia de Jaime. Probablemente, como dice, los mismos alumnos no etán preparados para un cambio metodología, o es un asunto cultural (como la dificultad de aprender idiomas).

  • Javier Oliver

    No veo incoveniente el uso de los ordenadores y otros dispositivos en el aula. Ahora bien, su uso debe estar, de alguna forma, guiado o dirigido por el tutor/profesor. Por ejemplo, su uso correcto para contestar y debatir en grupo a encuestas (“exámen”), problemas, ..usando google forms, kahoot,… Sin embargo, también me he encontrado alguna vez a algún alumno jugando al poker online y/o apuestas deportivas, otros con facebook,…etc. Puede resultar complicado que los alumnos no se conecten a todo este tipo de apps en clase. A mi entender sólo puede evitarse si las actiidades que deben realizar son motivadoras, suponen un reto y, por su puesto, tengan recompensa (“nota”). En caso contrario, desconentan inmediatamente y se dedican a sus “cosas” (whatsapp, facebook, instagram,…)

  • Daniela

    Pues sí, es un tema complejo, por supuesto. Yo creo que estamos en plena fase de transición (que es constante, por otro lado, porque siempre hay algo en transformación…) y por eso puede que en ocasiones nos frustremos si alguna actividad apoyada en herramientas digitales no funciona “a la perfección” o en clase la gente “no está cómoda” al tener que trabajar de manera diferente. Creo que es necesario pasar por ahí.
    Además, es curioso escuchar que la educación en este país no se adapta a los nuevos tiempos … ahí yo tampoco soy tan pesimista; en la educación secundaria vemos ya casos en el profesorado que introduce innovaciones metodológicas incluyendo las TIC (uso de blogs, apps, etc.) y funcionan perfectamente; también hay otros casos que siguen “el método tradicional de lápiz y papel”, pero bueno, si les funciona y son creativos en otro plano, como en el del trabajo colaborativo, etc. me parece correcto.
    Resumiendo, desde mi punto de vista lo ideal es combinar y utilizar herramientas, estrategias y metodologías según sean oportunas y eficaces. Lo que no hay que olvidar es que el estudiante actúe, reflexione, se equivoque y se corrija…

  • ALICIA MARTÍNEZ ANTÓN

    Pues no estaría mal. Los ordenadores y dispositivos móviles para trabajo en casa, donde la única forma de “estar conectado” es esa. Y cuando estamos todos en el aula se podría prescindir de las tecnologías y hablar, discutir, resolver dudas, trabajar en equipo…

  • Borja Velázquez Martí

    Pienso que el cambio tecnólogico quiere ser asociado a un cambio metodológico, lo cual no es una relación que no debe ser obligatoria.

    Las nuevas tendencias pedagógicas son oportunidades que pueden ser facilitadas por la tecnología. No obstante, esas nuevas metodologías no están exentas de inconvenientes, dificultades y, por ende, falta de aceptación tanto por parte de alumnos como de profesores.

    Como demuestra el texto que hemos leído, puede que el fracaso del uso de las tecnologías puede venir asociado a las metodologías llamadas “nuevas”, pero quizás son estas las que no funcionan.

  • Aprovecho y contesto a la vez a Jaime, Borja y Javier, porque estáis planteando algo similar. Leyendo vuestros comentarios, se ve claramente que estáis asumiendo que el profesor es el selecciona todo el material, lo prepara, lo distribuye y evaluación a los alumnos. Para que otros enfoques funcionen, nosotros también tenemos que salir de nuestra zona de confort y perder el control absoluto sobre el proceso de aprendizaje de los alumnos, que son los que deberían tomar las riendas.

    ¿Cómo os sentáis (todos, en general) cediendo el control a los alumnos? ¿habéis planteado alguna vez no poner exámenes? ¿o que la nota se la pongan los propios alumnos? ¿o dejar una parte del temario para que los alumnos elijan qué quieren aprender?

    Eso sí, como también decís es algo que no se puede hacer de golpe. Como cuando un niño aprende a andar. No se le deja en el suelo y se le dice “ahora ven”: primero tiene que fortalecer brazos y piernas para aguantarse, luego gatear, después dar pasos con nuestra ayuda, por fin un día da uno o dos pasos suelto y al final es capaz de andar solo.

Top