You are here
Home > reflexión > Los niños no aprenden de la gente que no les gusta

Los niños no aprenden de la gente que no les gusta

niño manos aprende no gusta
Tiempo de lectura: 1 minuto

Leyendo una entrada hablando sobre sobre el factor humano en la educación (que te recomiendo que leas), he dado con este vídeo y la frase que da titulo a la entrada. Da mucho que pensar ¿verdad? Sobre todo, porque piensas que es para los niños. Pero yo me he descubierto pensando si me pasa lo mismo y ¿adivinas la respuesta?

En este vídeo, Rita Pierson nos habla sobre eso: la importancia del factor humano, algo aunque hablemos de tecnología no debemos dejar de lado

Y me surge otra pregunta ¿estáis seguros de que la tecnología es incompatible con ese factor humano? ¿qué relación tenéis con el que ocupa el despacho que está dos o tres puertas más allá del vuestro?

(vía INED21)
Miguel
Profesor de la UPV http://about.me/mrebollo
http://www.mrebollo.es

17 thoughts on “Los niños no aprenden de la gente que no les gusta

  1. Hola!
    Qué charla tan interesante! Me parece muy motivadora. Cuando dice que todos estamos influenciados por alguien me veo muy reflejada, pues en mi caso han habido profesores que han marcado mucho mi vida académica. Para mi el factor humano es muy importante. No tiene nada que ver, pero en una conferencia de Víctor Kuppers decía que el mejor jefe no es aquel con mayor CV, sino el que es buena persona,…

    saludos

  2. Me ha encantada la charla, y estoy totalmente de acuerdo con lo que dice. Quizá está más enfocada para la educación primaria y secundaria que para la universitaria, pero también hay cosas aplicables a la Universidad.
    ¿es compatible la tecnología con el factor humano? por supuesto! La tecnológica no puede ser la única vía de comunicación, siempre ha de existir factor humano, aunque sea por videoconferencia. La videoconferencia o similares aporta el factor humano a esa relación. A mí por escrito me parece más difícil, quizá sí exista en un vídeo (del profesor o del alumno), aunque tampoco existe interacción en tiempo real. Por escrito, al menos yo soy incapaz de expresar sentimientos como puedo expresar en persona (quizá un literato … :)

  3. Creo que estamos todos de acuerdo en que el factor humano es importante. Pero me gustaría saber qué pensáis de la pregunta final y si tenéis alguna experiencia en concreto: ¿se puede dar ese factor humano en relaciones a distancia, a través de la tecnología?

    1. Yo creo que sí, que el factor humano se transmite también en relaciones a distancia a través de la tecnología y que no es nuevo de ahora, por ejemplo con las cartas (correspondencia física) y libros ya se transmitía. Es cierto que se ha escrito mucho acerca del deterioro de las relaciones humanas con el uso de las nuevas tecnologías, pero eso es cuando se utilizan mal. Si estás en la cena de nochevieja en la mesa con el móvil felicitando el año a todos los demás y no atiendes a los presentes, lo estás haciendo muy mal. Creo que las nuevas tecnologías van evolucionando también en la dirección de aumentar la expresividad y los sentimientos. Por ejemplo, en una videoconferencia se puede transmitir mucho más que en una conversación telefónica, y ésta a su vez más que en un texto escrito. El uso de los emoticonos se extendió rápidamente. Sin ir más lejos, leyendo en este blog a Mª Angeles, a mí me transmite sensaciones positivas, amabilidad, siempre dispuesta a dar ánimos …

    2. El factor humano a distancia, a través de la tecnología se da sin lugar a dudas. No hay más que irse a las conversaciones que tenemos a través de e-mail o whatsapp y podemos ver claramente las características humanas de las personas que hay detrás en muchos casos según lo que escriben y cómo lo escriben, muchas veces incluso ni las conocemos. Dependiendo de como escribamos podemos transmitir mucho de nuestro estado de ánimo. Incluso has llegado a apreciar (también a rechazar) a gente que no has conocido físicamente tras relacionarte a través de la tecnología y luego has confirmado esas sensaciones al conocerla en persona. Sin embargo si creo que el mal uso (excesivo en muchas ocasiones) nos lleva a descuidar precisamente a las personas con las que estamos en contacto directo.
      Tenemos que reeducar a la sociedad para hacer un uso adecuado de estas tecnologías.

  4. Yo, sin ánimo de iniciar ninguna controversia, tengo cierta tendencia a ver todos estos vídeos como algo que podría ser la causa de los bajos rendimientos que vemos en nuestros alumnos, y quizás la solución, pero están centrados en el colegio. Se habla a menudo de que el problema debe tratarse mucho antes de la Universidad y estoy de acuerdo. Y más que el vídeo propuesto, tengo especial cariño a este otro:
    https://www.youtube.com/watch?v=uOu5Bkmd9PI
    En cualquier caso, sí, creo que las relaciones humanas son importantes. Veo en mi entorno profesores que nunca han conectado ni tienen intención de hacerlo con sus alumnos. Y yo desde el primer año trato de conectar con ellos mucho más. También es cierto que tengo 31 años y estoy más cerca de ellos en edad que mis compañeros.
    Pero nunca debemos olvidar que antes, salían al año menos de 50 nuevos ingenieros cada año y eran los expertos en esos temas y hoy en día cada universidad da cientos de títulos a ingenieros cada año, por lo que quizás, el alumnado sea menos sobresaliente por naturaleza, por una selección menos “selectiva”. Quizás habría que tener en cuenta esto y si no se puede suplir con un mejor nivel, entonces, más de acuerdo todavía, hagamos la diferencia con cientos de ingenieros con conocimientos de ingeniería y grandes habilidades sociales, competencias sobresalientes e idiomas. Al menos, puede justificar los números actuales…

  5. Por supuesto que el factor humano es fundamental. Creo que eso no lo duda nadie. ¿Quién no recuerda a ese profesor/a del colegio, instituto o incluso universidad que nos marcó y dejó huella? Seguramente no recordaremos muchas de las cosas que nos contó/enseñó/aprendimos, pero a la persona siempre la recordaremos, con y sin tecnología. Para mí eso es totalmente independiente de la tecnología.

  6. Creo que el factor humano es imprescindible en el aprendizaje y forma parte de nuestra labor docente, aunque algunas veces se nos olvide.

  7. El factor humano es clave en la tecnología. Me gusta comparar el fenómeno de Youtube con el fenómeno de Twitch.
    Mientras que en Youtube, los youtubers suben vídeos etc y los usuarios ven dichos vídeos, en Twitch es diferente, hay un “streamer” que se pone a hacer algo, jugar a un juego por ejemplo y mientras va hablando de algo e interactuando con los usuarios del chat que le escriben cosas y comentarios. Un concepto así ha tenido éxito por el factor humano, el streamer debe ganarse a los que entran a verlo y atenderlos, si alguien no cae bien no puede tener seguidores. Por tanto en este caso sin el factor humano no entraría nadie a Twitch, ya que Youtube es la plataforma “de facto” para publicar videos.

    Empresas como Amazon usan twitch para explicar cosas sobre su infraestructura cloud o Epic Games hace tutoriales sobre Unreal engine, donde el público puede preguntar dudas en cualquier momento a través del Chat.

    Ahora Youtube intenta hacer lo mismo que twitch soportando “directos” etc, pero ha llegado tarde.

  8. El factor humano creo que lo hemos ido perdiendo poco a poco, lo cual no quiere decir que no lo podamos recuperar, pero debe haber una predisposición. Las nuevas tecnologías han influido mucho, claro, pero yo pienso que no son las responsables directas. Me identifico mucho con que durante muchos años, nos ha interesado más que el alumno aprenda la lección para poder darle el aprobado, y seguramente, bien poco o nada, quién era él.
    Pero a lo mejor tenemos que reflexionar sobre el hecho de que en la clase estén ausentes pendientes del móvil o con su ordenador, es porque esperan obtener algo en ese momento, que es más importante que lo que esperan de nosotros. Y eso suponen tener que hablar y relacionarse.
    Respecto a la relación con otros compañeros de nuestro entorno, en algunos casos, la tecnología ha unido.
    En los edificios donde vivimos todos, con poco o nada de tecnología, pese a compartir desde hace varios años el ascensor, no sabemos como se llama nuestro vecino de abajo.

  9. El lado humano creo que es fundamental en el aprendizaje, y no hay por qué dudar en que sea incompatible con la tecnología, cualquiera que esta sea. No tiene más remedio: todo es “tecnología”, antropología incluida. Como dice Rita, ¿qué queda, a largo plazo, del proceso de aprendizaje? No mucho, la verdad, pero sí que perduran los recuerdos de los y las buenas enseñantes. La tecnología en sí es un recurso más, y en mi opinión, no es el principal. La universidad se puede gastar un dineral en mejorar tecnologías pero no nos tendrá contentos si no nos mejoran en sueldo (no es broma). En cuanto a relaciones con el vecindario laboral, no me atrevo a emitir ningún juicio, imagino que cada cual tendrá su contexto (centro, departamento, pasillo, etc.) y pocas posibilidades de cambiarlo. Adaptación al medio, que diría Darwin.

  10. ¿Estáis seguros de que la tecnología es incompatible con ese factor humano?
    No, todo lo contrario; es más… digo que es necesaria.
    Se dice que las máquinas nos están deshumanizando… será si lo permitimos.

    Un profesor no deja el recuerdo de la lección que nos dió, sino por su personalidad y la humanidad que nos haya transmitido; al menos, así me pasa a mi.

    “Los niños no aprenden de la gente que no les gusta”… totalmente de acuerdo. En la carrera, no recuerdo lo que me enseñaron algunos profesores, solo me queda emociones/sensaciones; algunos distantes y fríos, la mayoría ni fú, ni fa… y solo unos pocos su cordialidad.

    Debería darnos miedo la responsabilidad he influencia que tenemos en los alumnos… Conozco casos que, por el profesor, el alumno han llegado a odiar la materia, e incluso han dejado de estudiar… eso es tremendo!. Nunca podría decirle a un alumno que no vale para una materia o carrera (por muy espesito que lo vea), algunos llevan sus aptitudes escondidas y florecen cuando les toca.

    Evidentemente, les enseño la materia para que salgan de a Escuela con una buena base pero, también intento enseñarles la importancia del compañerísmo, del respeto, la importancia de una sonrisa, del agradecimiento, etc. Pongo más empeño en los “pasotas”, es agotador pero, a veces tiene recompensa.

    Es cierto que, hay que hacerles sentir importantes, sube su autoestima y dan más de sí… eso nos pasa a todos!. Lo más emotivo que recuerdo es el abrazo de una alumna… iba de apoyo a un grupo cuando ví que la profesora del grupo se separaba de atender a una alumna, viendo la cara desencajada/triste de la alumna no pude más que acercarme, me contó lo que había pasado… le había dicho que lo tenía todo mal y la desmoralizó… solo le dije, que todos valemos para todo, solo que tenemos más habilidad para unas determinadas cosas pero, con más esfuerzo se consigue, le dí ánimo y le dije que ella podía… simplemente eso. Sacó un notable en el examen, corregido por su profesora. Estaba colgando las notas en el panel (cuando se aireaban las notas), lo vió y me dió un entrañable abrazo diciendo que gracias a mi lo había conseguido… le dije que ella fue la que se examinó, no yo. Y solo le dije “tú puedes, ánimo”.

    También decir que, valoro mucho la actitud, me sacan de quicio los pasivos, lucho directamente “cuerpo a cuerpo” con ellos y… suelo ganar yo!, jejeje… al final se activan un poco.

    ¿Qué relación tenéis con el que ocupa el despacho que está dos o tres puertas más allá del vuestro?, pues… con el que menos relación, saludos cordiales y breves conversaciones; con el que más… extensas conversaciones, intercambios de ideas, consultas, e interés por la familia.

    A todos nos unen o desunen las emociones.

    Perdonad, me enrollo como las persianas.

    Un saludo,

    maag

  11. ¿Estáis seguros de que la tecnología es incompatible con ese factor humano?
    No, todo lo contrario; es más… digo que es necesaria.
    Se dice que las máquinas nos están deshumanizando… será si lo permitimos.

    Un profesor no deja el recuerdo de la lección que nos dió, sino por su personalidad y la humanidad que nos haya transmitido; al menos, así me pasa a mi.

    “Los niños no aprenden de la gente que no les gusta”… totalmente de acuerdo. En la carrera, no recuerdo lo que me enseñaron algunos profesores, solo me queda emociones/sensaciones; algunos distantes y fríos, la mayoría ni fú, ni fa… y solo unos pocos su cordialidad.

    Debería darnos miedo la responsabilidad he influencia que tenemos en los alumnos… Conozco casos que, por el profesor, el alumno han llegado a odiar la materia, e incluso han dejado de estudiar… eso es tremendo!. Nunca podría decirle a un alumno que no vale para una materia o carrera (por muy espesito que lo vea), algunos llevan sus aptitudes escondidas y florecen cuando les toca.

    Evidentemente, les enseño la materia para que salgan de a Escuela con una buena base pero, también intento enseñarles la importancia del compañerísmo, del respeto, la importancia de una sonrisa, del agradecimiento, etc. Pongo más empeño en los “pasotas”, es agotador pero, a veces tiene recompensa.

    Es cierto que, hay que hacerles sentir importantes, sube su autoestima y dan más de sí… eso nos pasa a todos!. Lo más emotivo que recuerdo es el abrazo de una alumna… iba de apoyo a un grupo cuando ví que la profesora del grupo se separaba de atender a una alumna, viendo la cara desencajada/triste de la alumna no pude más que acercarme, me contó lo que había pasado… le había dicho que lo tenía todo mal y la desmoralizó… solo le dije, que todos valemos para todo, solo que tenemos más habilidad para unas determinadas cosas pero, con más esfuerzo se consigue, le dí ánimo y le dije que ella podía… simplemente eso. Sacó un notable en el examen, corregido por su profesora. Estaba colgando las notas en el panel (cuando se aireaban las notas), lo vió y me dió un entrañable abrazo diciendo que gracias a mi lo había conseguido… le dije que ella fue la que se examinó, no yo. Y solo le dije “tú puedes, ánimo”.

    También decir que, valoro mucho la actitud, me sacan de quicio los pasivos, lucho directamente “cuerpo a cuerpo” con ellos y… suelo ganar yo!, jejeje… al final se activan un poco.

    ¿Qué relación tenéis con el que ocupa el despacho que está dos o tres puertas más allá del vuestro?, pues… con el que menos relación, saludos cordiales y breves conversaciones; con el que más… extensas conversaciones, intercambios de ideas, consultas, e interés por la familia.

    A todos nos unen o desunen las emociones.

    Perdonad, me enrollo como las persianas.

    Un saludo,

    maag

Comments are closed.

Top